Fungicida casero: Combina leche y bicarbonato de sodio para proteger tus plantas

Fungicida casero: Combina leche y bicarbonato de sodio para proteger tus plantas
Advertisement

¿Sabías que la leche y el bicarbonato de sodio tienen propiedades fungicidas que pueden ayudar a prevenir enfermedades en tus plantas? Además de ser tratamientos naturales y respetuosos con el medio ambiente, estos ingredientes son certificados para la agricultura ecológica. En este artículo, te explicaremos cómo combinarlos en un eficaz caldo fungicida casero.

Leche desnatada: una aliada contra los hongos

La leche desnatada es la más recomendada para utilizar en pulverizaciones sobre las plantas. A diferencia de las leches enteras o semidesnatadas, la leche desnatada se mezcla mejor con el agua y evita obstrucciones en el pulverizador. Además, la presencia de leche sobre las hojas puede impedir la germinación de las esporas y la proliferación de los hongos fitopatógenos.

Beneficios antifúngicos y nutritivos de la leche

La leche contiene ácido láctico, el cual ha demostrado inhibir el desarrollo de ciertos hongos. Además, aporta nutrientes que pueden ser absorbidos por las hojas, fortaleciendo el sistema inmune de las plantas y ayudándolas a resistir enfermedades. La leche de vaca es rica en aminoácidos, potasio, calcio y fósforo, nutrientes esenciales para un crecimiento saludable.

Bicarbonato de sodio: otro aliado contra los hongos

El bicarbonato de sodio también posee propiedades antifúngicas probadas en diversos estudios y experimentos. Actúa elevando el pH de la superficie de las hojas, lo cual impide la germinación de las esporas y la penetración de los hongos. Además, deshidrata las esporas y afecta el equilibrio del ión potasio en las células del hongo, matándolo.

Further reading:  Flor de Navidad: todo sobre la planta también conocida como pico de loro

Bicarbonato potásico: una alternativa segura y eficaz

El bicarbonato de potasio, menos conocido que el de sodio, resulta muy eficaz contra el oidio y otras enfermedades fúngicas comunes en los cultivos. Al igual que el bicarbonato de sodio, inutiliza las esporas y previene la infección de las plantas. Además, el potasio es un nutriente esencial para las plantas, mejorando su resistencia al estrés y su crecimiento.

Preparación del caldo fungicida

Existen diferentes maneras de preparar el caldo fungicida, pero lo importante es asegurarse de que esté pulverizado de manera uniforme sobre las hojas y contenga una cantidad suficiente de leche y/o bicarbonatos para ser tóxico para los hongos. Se recomienda utilizar leche desnatada en dosis de 200 ml por cada litro de caldo preparado. En cuanto a los bicarbonatos, las dosis eficaces pueden variar dependiendo del tipo:

Advertisement
  • Bicarbonato de sodio: 10 gramos por litro de agua.
  • Bicarbonato de potasio: 30 gramos por litro de agua.

Aplicación y frecuencia

Con un pulverizador de lluvia fina, rocía completamente las plantas, incidiendo en la parte superior de las hojas más altas y en la parte inferior y superior de las hojas cercanas al suelo. Realiza el tratamiento preventivo en cuanto las condiciones sean propicias para el desarrollo de enfermedades fúngicas, como alta humedad y temperaturas suaves. Realiza tratamientos semanales mientras persistan estas condiciones, e incrementa las aplicaciones después de lluvias si no coinciden con el tratamiento anterior.

Si necesitas podar tus plantas, realiza la poda el mismo día de la aplicación del caldo, y aplica nuevamente el caldo en las heridas producidas por la poda. Recuerda no almacenar el caldo y limpiar el pulverizador después de cada uso.

Further reading:  Los Secretos de la Siembra y la Cosecha: 7 Versículos Bíblicos que te Inspirarán

¡Protege tus plantas de forma natural y respetuosa con el medio ambiente! Prueba este caldo fungicida casero y mantén tus cultivos sanos y fuertes. Con una combinación de leche y bicarbonato de sodio, estarás ofreciendo a tus plantas un tratamiento efectivo y seguro. ¡No dudes en probarlo!

Fuente: Una Planta

Advertisement