La Ley de la Siembra en la Biblia

La Ley de la siembra es un principio universal que nos enseña que cosechamos lo que sembramos. Aunque la Biblia no utiliza esta expresión directamente, nos enseña esta verdad a través de varias pasajes y analogías distintas. En estos versículos, vemos cómo nuestras acciones tienen consecuencias y cómo Dios es el Soberano Juez de todo. Llegará el día en el que todos tendremos que rendir cuentas a Dios por lo que hemos hecho.

Sin embargo, es importante destacar que la ley de la siembra no es lo mismo que la idea del Karma. La siembra no es una regla para la prosperidad material.

Cosechamos lo que sembramos

Esta es una regla general en la vida, al igual que en la agricultura. Si sembramos frijoles, no cosecharemos trigo, y viceversa. Si sembramos odio, rencor y falta de perdón, no cosecharemos amor, satisfacción y perdón.

En todas las áreas de nuestra vida, tenemos la capacidad de sembrar cosas buenas, siendo guiados por el Espíritu de Dios, o sembrar semillas malas, debido a nuestra naturaleza humana pecaminosa. Nuestras motivaciones, acciones y omisiones producirán frutos de la misma naturaleza de la semilla que sembramos.

En todos los casos, Dios recompensará nuestras acciones. Cada una de nuestras acciones tiene consecuencias. Por otro lado, Dios también perdona y transforma a aquellos que se arrepienten con fe.

Siembra fallida

¿Siempre cosechamos lo que sembramos? En general, sí, pero no siempre es así. Esta es una respuesta complicada. Pero si pensamos en la realidad de la vida, al igual que en la metáfora del sembrador en el campo, a veces lo que se siembra puede fallar.

Further reading:  Planta del dinero: 5 ubicaciones perfectas para atraer la buena suerte

No siempre el agricultor cosecha lo que ha sembrado. A veces, la tierra no está lista, la semilla no ha sido regada adecuadamente o no ha caído en un buen terreno. Jesús enseñó esto en la Parábola del Sembrador. A veces, años después, otros disfrutarán de lo que fue sembrado previamente.

Lo mismo ocurre en nuestras vidas. A veces parece que los justos sufren injusticias y que los malvados son beneficiados. En realidad, la relación de causa y efecto no siempre es directa en el mundo. Debido al pecado y a sus consecuencias en el mundo, el sufrimiento y las cosas malas les suceden a todos, sin distinción.

En otras ocasiones, el Plan de Dios considera incluso estas injusticias para un beneficio mayor. Por ejemplo, José sufrió amargamente, pero luego pudo ser un instrumento de bendición para su familia y para todo Egipto. Jesús también no «sembró» nada que mereciera la muerte que sufrió. Pero todo esto sucedió para que hoy, todos los que creen en Él puedan obtener la salvación.

La Ley de la siembra en Gálatas

El versículo que mejor ejemplifica la enseñanza de la siembra se encuentra en el libro de Gálatas:

«No se engañen, nadie puede burlarse de Dios. Lo que el hombre siembre, eso también cosechará. El que siembra para satisfacer su naturaleza pecaminosa, de esa naturaleza cosechará destrucción; pero el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna» (Gálatas 6:7-8 – Nueva Traducción Viviente).

Este texto nos enseña que no podemos engañar a Dios tratando de ocultar lo que hacemos. Si llevamos una vida inmoral, haciendo siempre el mal, tarde o temprano cosecharemos las consecuencias de ello.

Further reading:  Cómo combatir eficazmente las moscas del sustrato

En el verso 8, vemos la idea de la contraposición entre sembrar en el Espíritu (actuar de acuerdo con las instrucciones de Dios) o en la carne (siguiendo la inclinación hacia el mal). Son dos tipos de semillas claras para elegir. Este contraste se vuelve aún más evidente si miramos el contexto del capítulo anterior, con los resultados de los deseos carnales y el fruto del Espíritu.

La esencia de la Ley de la siembra en la Biblia es que Dios hace que una semilla de trigo produzca trigo de forma natural. De la misma manera, aquellos que siembran para el Espíritu cosecharán bendiciones espirituales, mientras que aquellos que siembran para la carne cosecharán corrupción.

La Ley de la siembra y los predicadores de la prosperidad

Dios está más interesado en nuestro corazón que en nuestro dinero. Pero desafortunadamente, no es eso lo que muchos enseñan hoy en día. De manera engañosa, recurren a porciones de la Biblia para enfatizar enseñanzas que no son bíblicas.

Una de estas enseñanzas engañosas es la promesa de prosperidad garantizada por la Ley de la siembra. Pero no te dejes engañar: la Biblia no enseña que necesites dar bienes materiales para recibir prosperidad material. Examina las Escrituras con cuidado y huye de enseñanzas falsas.

De la misma manera, no debemos dar u ofrecer con el objetivo de recibir algo a cambio. Eso sería mezquino. El principio bíblico para las contribuciones es la gracia de Dios, que implica generosidad, alegría y amor. Recuerda: Dios no hace tratos o intercambios con nadie.

La Ley de la siembra no es un tratado para la prosperidad material. Muchos predicadores de la teología de la prosperidad utilizan algunos textos bíblicos, como los de 2 Corintios 8 y 9, para alentar a sus oyentes a ofrecer grandes sumas de dinero. Sin embargo, ese no es el propósito ni la enseñanza de estos textos.

Further reading:  Cuidados de la Calathea: ¡Descubre cómo mantenerla radiante!

En esa ocasión, el apóstol Pablo estaba recogiendo ofrendas de las iglesias para ayudar a los cristianos de Judea, que estaban pasando por grandes necesidades debido al hambre y la persecución. Así que él enseñó a los creyentes utilizando la metáfora de la siembra, no en el sentido de «inversión financiera» (dar para recibir más a cambio), sino en sentido espiritual (dar para manifestar la gracia de Dios).

Cuando ofrendamos para las cosas correctas:

  • Suplimos necesidades reales, no enriquecemos instituciones y falsos maestros.
  • Dirigimos la gratitud a Dios por la generosidad y el amor.
  • Aquellos que reciben oran por aquellos que han dado.
  • Imitamos modestamente el amor y la generosidad de Dios.

Esto no tiene nada que ver con enriquecer a ninguna de las partes involucradas. La Biblia habla mucho sobre el dinero, precisamente para confrontar nuestra avaricia y apego excesivo a los bienes materiales. Enseña la generosidad y la donación voluntaria a través de la gracia de Dios (2 Corintios 8:1-4), y no para objetivos egoístas o codiciosos (2 Corintios 9:5).

La liberalidad y generosidad con los recursos que Dios nos da son dones de la Gracia. Este fruto de bondad pertenece a aquellos que entienden que han recibido todo del Señor y, por lo tanto, también pueden dar de lo que tienen para beneficiar a los necesitados.

Por eso se nos anima a contribuir para mantener la obra de Dios y ayudar a aquellos que carecen de recursos espirituales y materiales, pero sin segundas intenciones.

¡Siembra siempre en el Espíritu de Dios y cosecharás frutos ahora y en la eternidad con Dios!