La encantadora Peperomia caperata

La encantadora Peperomia caperata
Advertisement

La Peperomia caperata es una planta de interior perfecta para decorar espacios reducidos en el hogar u oficina. Ya sea en una mesita, junto al ordenador, en una repisa o formando parte de un terrario o jardín interior pequeño con otras plantas, esta planta aporta un valor ornamental singular.

La planta con múltiples nombres

La Peperomia caperata, también conocida como «cola de ratón», «peperomia de rizo esmeralda» o «cáscara de nuez», es una planta popular debido a la forma de sus hojas y su inflorescencia. Pertenece a la familia Piperaceae y es originaria de las selvas tropicales de Brasil. Cabe destacar que el género Peperomia engloba más de 1.500 especies, pero no todas son comerciales desde el punto de vista ornamental.

Esta planta herbácea y perenne crece formando masas foliares de aproximadamente 20 a 30 centímetros de altura y anchura circular. Sus hojas son rugosas, de forma corrugada y parecidas a un corazón, con pecíolos de color rojizo. Por lo general, son de un verde oscuro brillante, aunque también existen variedades variegadas y de color granate. Sus flores crecen en inflorescencias en forma de espiga de color blanco crema, alcanzando una longitud de hasta 10 centímetros. Florece desde la primavera hasta finales de otoño.

Una planta ideal para el interior

La Peperomia caperata se comercializa en macetas pequeñas que suelen tener un diámetro de 11 a 14 centímetros, aunque también se pueden encontrar en formatos mini en macetas de 7 a 9 centímetros. Está disponible durante todo el año en floristerías, centros de jardinería, grandes superficies y otros puntos de venta especializados.

Further reading:  7 Planos de Casas de Una Planta

La variedad más popular es la de hojas verdes, pero también se puede encontrar en tonos rojizos y plateados, así como en diversas tonalidades dentro de estos colores. Entre las variedades más conocidas se encuentran la «Luna Red», galardonada con el Mérito en Jardinería de la Real Sociedad de Horticultura, la «Peperomia caperata Lilian» con hojas verdes y inflorescencias en forma de cresta, la «Peperomia caperata silver Ripple» de hojas de color verde claro, la «Peperomia caperata emerald ripple» de hojas rojas brillantes, la «Peperomia caperata Borgoña Ripple» de hojas verdes y rojas, y la «Peperomia caperata variegata» con hojas matizadas en verde y blanco. Otras variedades son la «Suzanne», la «Napoli Nights», «Moonlight», «Pink Lady», «Rosso» y «Abricos».

Hojas de Peperomia caperata

Cuidados para la Peperomia caperata

La Peperomia caperata requiere cuidados mínimos para evitar problemas. Al ser una planta que se encuentra de forma natural en las selvas tropicales, debemos tener en cuenta que no tolera la luz solar directa intensa. Sin embargo, es capaz de vivir bajo la luz artificial, lo que la convierte en una excelente elección para espacios con poca luminosidad natural. Por lo tanto, ubicarla cerca de una ventana sin que reciba luz solar directa es lo ideal.

Esta planta aprecia un entorno que reproduzca la humedad de la selva tropical. Las cocinas, los baños y los mini invernaderos son espacios adecuados para mantenerla. Si la humedad ambiente no es suficiente y las hojas se vuelven frágiles, se puede utilizar un humidificador o colocarla junto a otras plantas de interior para crear grupos.

En cuanto a la temperatura, no soporta el frío, por lo que debemos asegurarnos de que no esté expuesta a temperaturas inferiores a los 15°C.

Further reading:  Plantas de Fresa: Todo lo que necesitas saber

En caso de necesitar trasplantarla, se debe utilizar un sustrato especial para plantas de interior que se mantenga húmedo pero no encharcado. Una mezcla de tierra compostada con perlita es una buena opción. Sin embargo, por lo general no es necesario trasplantarla con frecuencia. En caso de ser necesario, la primavera es el momento ideal, y la maceta seleccionada debe ser ligeramente más grande que la anterior.

Advertisement

El riego debe ser frecuente pero en poca cantidad para mantener la humedad del sustrato constante pero bien aireado. Sus hojas y pedúnculos son suculentos, lo que le permite almacenar agua. Para abonarla, se recomienda utilizar un abono líquido equilibrado con microelementos durante los meses de crecimiento, es decir, desde mediados de primavera hasta mediados de otoño.

La Peperomia caperata no requiere poda y generalmente no presenta problemas de plagas ni enfermedades.

Plantas de Peperomia caperata

El cultivo de la Peperomia caperata

La forma más común de propagar la Peperomia caperata es a través del esqueje de hoja. Para ello, se deben cortar las hojas con unas tijeras bien afiladas, dejando unos dos o tres centímetros de peciolo. Luego, se llenan pequeñas macetas o bandejas de alvéolos con un sustrato turboso y con un pH de 5,5 a 6,5.

A continuación, se deben clavar los pedúnculos de las hojas en el sustrato húmedo, evitando que estas toquen demasiado el sustrato. Durante todo el proceso de enraizado, que dura aproximadamente 30 días, es importante mantener el sustrato ligeramente húmedo y proteger los esquejes de corrientes de aire y luz directa. Colocar una bolsa de plástico transparente sobre ellos puede ser una buena opción para mantener la humedad.

Further reading:  Las mejores plantillas para fascitis plantar: ¿Por qué elegir las de Biontech?

Una vez que las raíces estén bien formadas, al cabo de unos 60 o 90 días, se pueden trasplantar a macetas definitivas y comenzar a abonarlas al mes siguiente. La temperatura durante el enraizamiento debe oscilar entre los 22 y 26°C, y una vez trasplantadas, la temperatura ideal varía entre los 16 y 24°C.

Plagas, enfermedades y problemas comunes

Entre las plagas más comunes de la Peperomia caperata se encuentra la araña roja, que marca las hojas con puntos amarillentos y suele ubicarse en el envés de las hojas. Las enfermedades, por otro lado, suelen ser consecuencia de un exceso de riego, lo que puede provocar la pudrición de las raíces.

En cuanto a los problemas comunes, los tallos demasiado largos son indicativos de falta de luz, por lo que es necesario ubicar la planta en un lugar más iluminado. Si aparecen manchas negras en la base de los tallos, es señal de pudrición debido a un exceso de riego, por lo que se recomienda reducir la cantidad de agua y dejar que la planta se seque. Si las hojas palidecen y pierden su brillo, puede ser consecuencia de una exposición excesiva a la luz solar directa, por lo que se debe evitar la luz solar directa intensa. La pérdida de hojas durante el invierno indica que la planta está expuesta al frío y se debe trasladar a un lugar más cálido.

Recuerda que la Peperomia caperata es una opción hermosa y fácil de cuidar para quienes buscan una planta de interior con un toque único. Para más información sobre el mundo de las plantas, visita Una Planta.

Advertisement